Concierto León Benavente Galicia

Como una ciclogénesis explosiva, con este nombre tan de moda actualmente, podríamos denominar lo que fue el paso de León Benavente por el Teatro Colón de A Coruña. Poco más de 90 minutos de un concierto lleno de intensidad en el que no hicieron falta más minutos para dejar al público sin aliento. Sin ninguna duda se puede decir que León Benavente son en la actualidad el mejor grupo en directo, con un concierto de esos que te absorben del mundo real y en los que no puedes dejar de mirar para el escenario.

 

Un escenario en el que Abraham Boba es todo un Mesías, con sus gestos y movimientos hipnotizando a todo el mundo, junto a sus discípulos Eduardo Baos a los teclados y bajo, Luís Rodríguez a la guitarra y César Verdú a la batería creando una tensión musical difícil de definir.

 

Con un “sold out” en el Teatro Colón, el grupo se disponía a presentar su tercer disco “Vamos a volvernos locos”, que es lo que hicieron sobre el escenario sobre todo en la recta final con un con un auténtico éxtasis sonoro. Comenzaron con el tema nuevo “Cuatro monos” con el gallego Abraham Boba cantando sentado al teclado y sus sintetizadores varios. Con “Amo” ya se puso en pie para cantar micro en mano y con las primeras personas que se levantaban de sus butacas, cosa que hizo todo el público con “La Ribera” animados por un activo Eduardo Baos.

 

Hace tiempo que, aunque lo siguen siendo, se quitaron la coletilla de la banda de Nacho Vegas y ahora son León Benavente a secas y por méritos propios. Siguieron sonando temas del nuevo disco como “Se mueve” o “Mano de santo” junto con otros de sus anteriores discos como “Estado provisional”.

 

Boas noites‘ saluda Abraham Boba a su público agradeciendo su presencia y recordando que, como León Benavente, era la primera vez que actuaban en este magnífico Teatro. ‘Los que nos visteis en nuestra primera actuación en A Coruña seguro que recordáis esta canción’ dijo Abraham para introducir “Ánimo Valiente” coreada por toda la gente puesta en pie. En plena cima del concierto el grupo siguió apabullando al público con su rock mezclado con ritmos electrónicos a base de temas como “Volando alto”, “Aún no ha salido el sol” con el público cantando a pleno pulmón el épico estribillo de ‘aún podemos resistir, aún no ha salido el sol‘, llegando la locura con “Tipo D” y “California”.

 

Esta es una noche muy especial y habrá que celebrarlo, así mañana podremos cantar esta canción‘ proclamó Abraham para presentar uno de los grandes temas del nuevo disco “Ayer salí”, con el que se retiran del escenario.

 

Regresan al poco bajo una atronadora ovación con “La canción del daño” que sirvió de preludio para la apoteosis final que estaba reservada para “Ser brigada” con Abraham Boba entonando el tema como ‘spoken word’ y transformando el Teatro en una auténtica sala de conciertos. La despedida llegó con “Gloria” con grupo y público entregados en perfecta comunión.

 

Un concierto perfecto, abrumador e intenso, sin excesivas palabras entre tema y tema, todo directo al grano y, que a pesar de su duración, parecía que había durado tres horas.