Marlon concierto Santiago

Crónica: Ana Encisa González

Abril, La Capitol y Marlon…

Quizá se convierta en una tradición y cada año vengan ellos y nosotras repitamos. La Capitol siempre es un acierto, y aunque estamos un poco ‘creciditas’ en la media de edad de las grupies de estos asturianos, por segundo año lo dimos y lo dieron todo.

En nuestra defensa he de añadir que nuestro grupo de Malasmadres marcó el ritmo con mucha diferencia (el haber crecido con Barrio Sésamo creo que nos da un plus de flow).

Empezaron súper puntuales con una intro que a decir verdad se oía pero no se escuchaba bien, pero daba igual porque nuestro rubio loco y su banda ya nos hacía bailar y cantar desde la prmera nota. Arrancaron con «XAO» y arrancamos.

Después, canción que eché de menos en el concierto del año pasado, «Comértelo Todo». Una de esas canciones que a mí me inspiran, en lo que no debo confesar en una crónica como ésta, pero tenedla en cuenta en ciertos momentos…’Cadena perpetua de besos‘ me quedaré esa frase para siempre.

«LA a NY», «Un Mundo Contigo», «Mi Macarena» (que hizo saltar incluso a los que venían de acompañantes), «Caos», «Blin», «24/7», «Me Supo a Poco», «Amorfina» (muero sin remedio con esta canción), «Marzo en Febrero» (siempre echo de menos a Ana), «Mi Color Favorito», «Supermán» y «Cerquita de Ti»

Ésta última la oímos por primera vez el año pasado, estrenándola en Santiago, donde ese olor a porrito queda genial. «Tequila y Candela» y saltaron, saltamos y gritamos.

Y volvieron a ‘invocar’ a Luis, antiguo batería, actual Road Mánager, que tuvo su segunda vela de cumpleaños en la Capitol, y su momento de gloria tocando «Uñas y Dientes», y abriendo una guitarrita para él, para siempre, como regalo de cumple.

Y volvió Adri, y lo hizo con «Volveré», y después el que estoy de acuerdo que debería haber sido también número 1, «Perreo», esa canción que a mí personalmente me encanta bailar y cantar con mi minigrupie, pues las dos somos un buen jaleo. «96» y pusieron un primer fin con «Pirata».

Nos hicieron esperar lo esperado antes de los bises y solo nos ofrecieron dos. Un «Que Se Caiga el Cielo», que hizo caer alguna lagrimilla, y un súper esperado «Olvidé Olvidarte», que ese mismo día les había dado su primer Nº1 de Los 40. Nos fuimos felices, y con un par de camisetas. Y con hambre, así que nos fuimos a cenar.

Sospechamos que ellos también cenarían, y muy probablemente donde lo hicieron el año pasado, y allí fuimos. De una manera muy discreta, pero sobre todo con una educación que nos hizo ser un poco más «Marlonistas» se sentaron en la mesa de al lado. Y no, no lo pudimos evitar, y tras dejarlos cenar con todo el respeto a su privacidad, le pedimos a Adri si podía hacerse una fotito con el grupo de Malasmadres (que convertimos en un hacéis de ‘p…madre’) y nos acabó de ganar para siempre, riquiño, riquiño.

Ojalá el próximo abril se repita.