La noche del sábado 24 de marzo estaba marcada en el calendario de miles de amantes del rock que, desde hace meses, agotaron todas las localidades para recibir en el Coliseum de A Coruña la gira 20 aniversario de Fito & Fitipaldis.

 

El encargado de calentar el ambiente de la fría noche de lluvia fue Muchachito, alter ego de Jairo Perera, el cual deslumbró al público que poco a poco iba llenando el Coliseum con su propuesta de ‘one man band‘. Y así, yo me lo guiso yo me lo como, cantando, tocando la guitarra y la batería, se bastó él solo para convertir el escenario en una autentica fiesta, metiéndose poco a poco en el bolsillo a un público un tanto frío al comienzo del show, pero que poco a poco fue rindiéndose a los pegadizos temas de Muchachito como “Será mejor” o la conocida “Ojalá no te hubiera conocido nunca”. Incluso con un guiño al público con el tradicional tema gallego “A Carolina”.

 

Y llegaba el momento más esperado por las miles de personas que ya abarrotaban un Coliseum que enloqueció cuando Fito hacia presencia en solitario, con su guitarra y su característica gorra, para comenzar los primeros versos de “Siempre estoy soñando” incorporándose el resto de la banda formada por Carlos Raya a la guitarra, Javier Alzola al Saxo, Alejandro “Boli” Climent al bajo y Daniel Griffin a la batería. Continúan con “Un buen castigo”, “Por la boca vive el pez” y “Me equivocaría otra vez”.

 

20 años ya desde que decidiera abandonar Platero y Tú para lanzarse en solitario con el ya lejano “A puerta cerrada”. 20 años de éxitos que lo convirtieron en todo un fenómeno musical que gusta por igual a un amplio público de diversas edades. Aunque parte de ese éxito también se lo debe a su ‘E Street Band’ particular, esos Fitipaldis que funcionan como una máquina plenamente engrasada, siempre precisos con la parte rítmica de Daniel y “Boli” a la batería y bajo, el caliente saxo de Javier destilando puro rock’n’roll y, liderando el conjunto, uno de los grandes de la guitarra y la producción nacional, el maestro Carlos Raya.

 

“Quiero beber hasta perder el control” puso al público a bailar con su rockero ritmo, para bajar algo las revoluciones con “Lo que sobra de mí” y el blues de “Donde todo empieza”. Una gran “Garabatos” sirvió para realizar un paréntesis tras el cual, salió Fito acompañado de Jairo “Muchachito” y Javier al saxo, para interpretar una divertida “No soy Bo Diddley”, seguida de “Me tienes frito” de Muchachito, todo un detalle de Fito hacia Jairo. En este momento Fito Cabrales presentó a unos invitados especiales para este concierto, el duo Fetén Fetén, formado por Jorge Arribas y Diego Galaz que convirtieron con su acordeón y violín el concierto en una autentica fiesta, interpretando primero su tema “Me quedo aquí” y un tabernario folk “Whisky barato” que puso a bailar a todo el público.

 

Continuó el concierto recordando a Platero y Tú con “Entre dos mares”, “Tarde o temprano” o “La casa por el tejado”, temas todos ellos coreados al unísono por los entregados fans de Fito. “Antes de que cuente diez” fue el tema que sirvió de despedida, con Carlos Raya corriendo de lado a lado del escenario con unos punteos en los que rememoró sus antiguos tiempos al frente del grupo de hard rock Sangre Azul.

 

Pero todavía quedaba más y al poco rato aparece Fito en solitario, acústica en mano y, sentado en el borde del escenario, para interpretar una íntima “Rojitas las orejas”, tema de su primer disco en solitario. ‘Ahora una nueva‘ bromeó Fito mientras se arrancaba con “Soldadito marinero” que puso a todo el público a corear el tema mientras iluminaban el Coliseum con los flashes de los móviles en un momento único. Bajo una atronadora ovación Fito y sus Fitipaldis se despiden entre abrazos, pero el público quería mas y regresaron para un fin de fiesta con “Entre la espada y la pared” y “Acabo de llegar”, con la que ponen punto y final a más de dos horas de un show lleno de éxitos que cumplió de sobras las expectativas de los incondicionales del este pequeño genio que es Fito Cabrales.

VER GALERÍA FOTOGRÁFICA: