Compartir
Discos rock en Galicia

De la unión del grupo country rock de Cedeira, Los Eternos, y la voz de la coruñesa Carla de Figueredo, nació en el año 2014 el grupo The Hellbuckers, editando ese mismo año el single “Won’t Be Long / Roll With The Punches”. Tras un parón debido a problemas personales, el grupo regresa este año 2016 por todo lo alto con la edición de su primer LP titulado “Demons” (H-Records / Tualmonteyoalmar).

El sonido del grupo está influenciado claramente por la música de los años 50, aderezado con garage, blues y soul, pero no confundir con el neo soul tan de moda últimamente, lo suyo es soul crudo de esencia netamente rockera. Y todo ello comandado por la cálida y sensual voz de Carla de Figueredo, toda una soul woman de auténtica estética pin-up.

El nuevo trabajo abre lleno de ritmo con el tema “Devil’s Coming”, seguido del primer single “Drag Me Down to Hell”, un garage rock con reminiscencias de new wave, siendo uno de los temas con más gancho del disco. Llega el turno del blues con la nocturna “Demons” con un gran e intenso solo de guitarra por parte de Chewis.

Hay que destacar la gran producción del disco, consiguiendo ese sonido retro que requieren los temas incluidos en él. Continúa el disco por terrenos puramente soul con “Hate and Love” y “Sweet Baby”, hasta que una guitarra desnuda y la voz de Carla inician “A Change Is Gonna Come”, la intensa balada de Sam Cooke en la que la cantante pone toda su pasión y sentimiento en una interpretación espectacular.

Las potentes guitarras convierten “Hot Air Balloon” en el tema más rockero del disco, continuando con el ritmo del soul vitaminado de “What About You”. Con “The Last Train” regresan los ritmos blues al disco, ese blues de club nocturno en el que tan bien se desenvuelve Carla rodeada del buen hacer de Chewis a la guitarra, Cudi al bajo y Marcos a la batería. Con “Shooting Star” nos dejan otro pildorazo de puro soul antes de cerrar el disco con una gran “Along The Road”, un medio tiempo con piano de ritmos jazzys.

Un gran disco este primer trabajo de los Hellbuckers que sitúa al grupo en un altísimo nivel, un grupo que sin duda alguna dará mucho que hablar próximamente en la escena rockera nacional.