Compartir

Pasaban pocos minutos de las 10 de la noche cuando la gran pantalla situada detrás del escenario proyecta un cementerio en el que cada tumba representa las pasadas gira de la banda.De repente aparecen unos esqueletos animados que representan a Fito y a su mano derecha el guitarrista Carlos Raya.En ese momento salen los dos al escenario tocando los primeros acordes de “Viene y va” y el pabellón se viene abajo con una atronadora ovación.

Impresionante sonido y una puesta en escena con más espectáculo que en pasadas giras,debido a la inclusión de una gran pantalla detrás del escenario en la que iban pasando diversos efectos multimedia e  imagenes de los miembros de la banda.

Cabe destacar la buen labor de los fitipaldis,comandados por un gran Carlos Raya,guitarrista,productor y artífice del “sonido Fito”,que sacó una gran sonido de sus guitarras y corrió por todo el escenario realizando espectaculares solos recordando su etapa “heavy”con su grupo de los ochenta Sangre Azul.También hay que destacar al saxo Javier Alzola,con el que el grupo gana en músculo y que por momentos hace recordar a la E Street Band del Boss por la gran calidad musical que logran sobre el escenario.

En la sección rítmica,el bajo Alejandro”Boli”Climent y el batería estadounidense Daniel Griffin,cumplieron a la perfección su labor,al igual que el teclista Joserra Semperena.

El cantante bilbaíno capitaneó el concierto con su gran carisma,interpretando varias canciones de su último disco como “Nada de nada”,”Pájaros disecados” o el single “Entre la espada y la pared”.También hubo espacio para los grandes clásicos del grupo”Me equivocaría otra vez”,”Antes de que cuente diez” o el emotivo y coreado”Soldadito marinero”.

Tras el primer amago de irse,llegó el primer bis de la noche,en el cuál apareció Fito Cabrales solo con su guitarra acústica para reinterpretar el clásico de su antigua banda Platero y tú “Alucinante”,tras el cuál llegó otro de los mejores momentos de la noche con su versión del clásico de la Mandrágora”Nos ocupamos del mar”,tema incluído en su nuevo disco.

La banda se volvió a retirar pero aún tenían reservada energía para los temas “La casa por el tejado” y el tema final”Acabo de llegar” con el que finalizaron más de 2 horas de concierto y que se convirtió en una auténtica fiesta con la gente coreando la canción.

Un gran concierto en el que Fito y sus Fitipaldis demostraron por qué son uno de los grupos con más éxito en la actualidad,vendiendo miles de disco y agotando las entradas en la mayoría de sus conciertos.

Hay que destacar también al grupo telonero los Zigarros que cumplieron en la difícil misión de calentar el ambiente con su rock´n´roll festivo y macarra.

 

Dejar una respuesta