Compartir
quique gonzález me matas si me necesitas

Había grandes expectativas en este nuevo trabajo de Quique González, y la espera mereció la pena, porque estamos sin duda ante la obra culmen de este genio de la canción, y eso son palabras mayores cuando hablamos del autor de trabajos como “Salitre 48”, “Kamikazes enamorados” o “La noche americana”, discos que se encuentran entre lo mejor de la música nacional.

Con este disco Quique González cierra la etapa Nashville de sus dos anteriores trabajos y decide grabar en España bajo la producción de Ricky Falkner un disco redondo, lleno de canciones que enganchan desde el primer momento y te van atrapando cada vez más con cada escucha.

Una guitarra desnuda introduce la voz de Quique, que en este disco canta mejor que nunca, ‘lo escribes y lo rompes, no sabes ni por dónde empezar‘ inicia el tema “Detectives” en el que relata su oficio de músico para continuar con “Se estrechan en el corazón”, primer single, en el que todo el tema parece un gran estribillo de aires sixties.

Con “Sangre en el marcador” aparece el Quique más rockero y optimista, una canción con una letra evocadora y un estribillo mágico de esos que te salvan el día.

El cuarto tema trae una de las joyas del disco, “Charo”, un country-rock a dúo con Carolina de Juan “Nina”, cantante del grupo Morgan, con una personalísima voz que evoca a los duetos de Steve Earle y Lucinda Williams que tanto gustan a Quique.

Ya no hay esa nocturnidad y cierta tristeza que cubría “Daiquiri Blues” y ya en menor medida “Delantera mítica”, aquí se vislumbra claridad y optimismo, incluso se siente a un Quique más rejuvenecido y rockero en ciertos temas como “Sangre en el marcador” o “Relámpago”, temas que podrían estar incluidos en sus primero trabajos sin desentonar.

No podían faltar los temas lentos marca de la casa, de esos que se te clavan en el corazón nada más escuchar su melodía y letra, representados en este disco en “Cerdeña” y “Ahora piensas rápìdo”, uno de los temazos del disco con violines en el estribillo dándole un toque folk.

Hay que destacar el gran trabajo de Los Detectives, la banda que acompaña a Quique González formada por Edu Ortega (violín, guitarra), Pepo López (guitarra), Alejandro Climent (bajo), Edu Olmedo (batería) y el productor Ricky Falkner a los teclados, que están inmensos a lo largo de todo el disco.

Para terminar el álbum escoge “La casa de mis padres”, un tema de los que ponen un nudo en la garganta y erizan la piel al escucharlo, con un final eléctrico y gran labor de Edu Ortega al violín.

Un final de lujo para un disco de bandera, para escuchar quemando kilómetros en la carretera con el sol de frente o simplemente tumbado en la cama con una sonrisa de satisfacción de estar ante un trabajo que marcará historia.

 

1 Comentario

Comments are closed.