Compartir
Crítica disco M Clan

“Delta” huele a naturaleza y libertad, a recuerdos de juventud y miedo a envejecer, a atardeceres románticos y amaneceres de resaca, un disco en el que rock, folk y country se funden para dar lugar a un trabajo enorme. “Delta” es un disco eminentemente acústico, pero que nada tiene que ver con el famoso “Sin enchufe” que el grupo publicó en 2001. Para hacerse una idea del sonido del nuevo disco sirven de muestra temas de sus anteriores discos como pueden ser “Balada del desarraigo” o “Gracias por los días que vendrán”. M Clan viajaron hasta Nashville, cuna del country, para grabar íntegramente su nuevo disco bajo las órdenes de Brad Jones a la producción, y contando con grandes músicos del género que dotan al disco de ese sonido puramente americano que buscaban Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez.

El disco comienza con “Grupos americanos”, un canto de recuerdos de juventud y lucha por los sueños, siguiendo con “California” y el primer single del disco “La esperanza”, formando un inicio que ya anuncia un gran disco. El tema que titula el disco, “Delta”, es un country lento y melancólico al más puro estilo Gram Parsons, mientras que “Caminos secundarios” invita a recorrer en coche carreteras infinitas guiado por el ritmo del pedal steel que dibuja el tema. El disco continúa rodando por terrenos claramente americanos como en “Saltamos sin mirar” o “Tráeme tu amor”, antes de llegar a “Todo lo joven muere hoy”, tema con ecos de “A Whiter Shade of Pale” en el que Tarque demuestra que, aparte de tener una gran voz, sabe llenarla de sentimiento. Y tras la calma llega el rock con “Concierto salvaje”, el tema más movido del disco aunque sin perder la esencia del mismo. En “Polvo de estrellas” las armonías vocales recuerdan a los míticos Crosby, Stills, Nash & Young, y “Whisky on the rocks” nos traslada a la Irlanda más folk y tabernaria. “Corazón en tránsito” y “Noche de desolación” sirven para cerrar el disco de la manera más íntima y desnuda, con la voz y las delicadas acústicas invitándonos a volver a darle al play una y otra vez.

Seguirán los críticos de la banda acusándolos de venderse por abandonar el rock sureño de sus inicios por sonidos más ‘comerciales’, pero este disco está lleno de honestidad y libertad, ya que poco de comercial tiene publicar un disco de country en España, aunque seguro que será un éxito gracias al buen hacer del grupo y a las grandes canciones que contiene.

Así que ponte tu mejor sombrero y cierra los ojos mientras escuchas este disco que te transportará a un extraordinario viaje por la América más genuina de la mano del M Clan.

 

Rate this post