Compartir
festivales música en Coruña

Un año más se celebró una nueva edición del festival benéfico que organiza la cantante Luz Casal en su Boimorto natal con toda la recaudación de taquilla que irá parar a Oncomet, para la ayuda a su proyecto de investigación de la biopsia líquida. Como cada año, y ya van seis, el público respondió a la iniciativa y semanas antes de la celebración del festival ya se habían agotado las entradas de día y los abonos. Con grandes nombres como Jarabe de Palo, Rulo y La Contrabanda, Rosendo, Siniestro Total o Mägo de Oz, el éxito estaba asegurado, gracias también a la gran organización que hacen del festival una experiencia única y divertida para vivir con toda la familia en un entorno de pura naturaleza.

 

La actividad musical se repartía en tres escenarios, llenando el recinto multitud de puestos de todo tipo de comidas, artesanía y productos tradicionales. Acudimos a la jornada dominical que comenzaba con la Banda de Música de Arzúa que abría el escenario principal a las 12 de la mañana. Continuó en el escenario acústico el cantante de los Spin Doctors, Chris Barron, deleitando al público en solitario con su guitarra acústica. El grupo gallego The Funkles llenaba de ritmo el escenario ‘Mans Cultivando Música’ con sus particulares versiones de los Beatles al estilo funk y soul.

 

En el Escenario de La Luz hacía aparición uno de los grupos revelación de la temporada, Rufus T. Firefly, que presentando su disco “Magnolia” llenó el recinto de su rock psicodélico. Abriendo el concierto con “Tsukamori” del citado nuevo disco con Víctor Cabezuelo a la guitarra y voz y la espectacular Julia a la batería, acompañados de teclado, bajo y guitarra siguieron con temas de su último disco como “El halcón milenario” o “Pulp Fiction”, recordando también su anterior disco con “El problemático Winston Smith” y su lisérgico final. Terminaron la actuación con la rockera y densa “Rio Wolf”. Rufus T. Firefly confirmaron las expectativas con un directo espectacular que tienes que ver sí o sí.

 

Tras la psicodelia de Rufus T. Firefly, las Tanxugueiras ponían la nota tradicional con sus espectaculares voces en el escenario acústico. Más tarde en el escenario principal aparecía la figura de una espectacular Diana Navarro que cautivó a todos con su impresionante voz. Comenzando fuerte con la hermosa “Ni siquiera nos quedó Paris” fue repasando su último trabajo “Resilencia” con temas como “Olivia Ovidia” o “El Perdón”, agradeciendo a Luz su presencia en este festival a lo que la cantante agradeció entrando al escenario para fundirse en un abrazo con Diana. Tras el final con uno de sus primeros éxitos, “Sola”, todo el público quedó rendido a los pies del embrujo de Diana y su maravillosa voz.

 

Sobre las 4 de la tarde el escenario Cultivando música se iba llenando para disfrutar de unos históricos de los años 90, los sevillanos No Me Pises Que Llevo Chanclas que, con sus canciones llenas de humor, hicieron disfrutar a todos los allí presentes con temas como “¿Y tú de quién eres?” o “Manué Sanshe Sanshe”. En el escenario principal comenzaba la expectación para ver a León Benavente, un grupo que ya pasó de ser una revelación para convertirse en una de las bandas más en forma y con un mejor directo del panorama indie nacional. Con “Tipo D” se presentaban Abraham Boba, Eduardo Baos, Luis Rodríguez y César Verdú. Siguieron con “California” y su trepidante ritmo que no dejaba indiferente a nadie. Bajo una lluvia que hacía más épico el momento en el que sonaban temas como “Gloria” o “Aún no ha salido el sol” con todo el público saltando durante el estribillo. El intenso “Ser brigada” sirvió para despedirse con una actuación llena de fuerza e intensidad de esta apisonadora en directo que es León Benavente.

 

Mientras Iseo & Dodosound acompañados de los Mousehunters, tocaban su ritmos electrónicos mezclados con funk en el escenario acústico, mucha gente se arremolinaba en torno al escenario en donde haría aparición La Fuga. Tras el palo de la separación de su cantante de toda la vida, Rulo, decidieron seguir adelante con la banda grabando nuevos temas pero sin olvidarse en directo de sus grandes clásicos. Y así comenzaron el concierto con “En Vela” con la ayuda de un público que no paraba de corear canciones ya convertidas en himnos del rock estatal. Y así fueron cayendo temas como “Pedazo de morón” o “Baja por diversión” que hicieron disfrutar de lo lindo al público más rockero.

 

Tras la actuación de los cántabros, el Escenario de la Luz registraba un autentico lleno para ver a Jarabe de Palo. En formato sexteto, con batería, bajo, guitarra, teclado, saxo y Pau Donés a la voz y guitarra en mano comenzaban con el ritmo de “El bosque de palo”. Con un Pau totalmente recuperado y en muy buena forma que no paró de disfrutar del momento, saltando y corriendo por todo el escenario, agradeciendo al público su presencia en numerosas ocasiones. ‘Me gustaría que estuvierais aquí arriba, esto es una pasada, parece Woodstock con todos los paraguas abiertos‘ dijo Pau antes de seguir con temas como “Déjame vivir” o “Ahora”. Y es que el público, a pesar de la persistente lluvia que caía por momentos, no se movía de delante del escenario bailando al ritmo de una alegre versión de “El lado oscuro” y “Bonito”. Los primeros acordes de “La flaca” arrancaron una enorme ovación de un público que cantó con pasión el tema. Ante la demanda de otra canción Pau decidió alargar un poco más el concierto con un “Grita” dedicado a Luz Casal.

 

Jairo Zavala, mas conocido como Depedro, presentaba su nuevo trabajo “El pasajero” iniciando el concierto con “¿Hay algo ahí?”, llenando la carpa con sus ritmos fronterizos y su gran voz. No faltaron temas como “Un hombre bueno”, “Como el viento” o “Nubes de papel” que quiso dedicar a Luz Casal diciendo que ‘esta vida está para romper límites y de eso ella sabe mucho‘.

 

Llegaba el momento del final y que mejor que con una leyenda del rock como lo es Rosendo. Con un lleno absoluto aparecía la figura del rockero de Carabanchel acompañado de sus inseparables Rafa y Mariano al bajo y batería respectivamente. Abrió el concierto el riff de su clásica stratocaster con “Aguanta el tipo” seguida de “Cuando” y “Muela la muela”, antes de una rockera versión del “No dudaría” de Antonio Flores. Presentó algún tema de su nuevo disco “De escalde y trinchera”, como “Cúrame de espantos” aunque los clásicos como “Masculino singular” eran recibidos con mayor fervor.

 

“Flojos de pantalón” trajo la locura entre el público, una locura que se alargó con los clasicazos que vendrían a continuación con “Pan de higo”, “Agradecido” y “Navegando”. ‘Es un honor estar en este festival, pero un honor más grande es poder cantar junto a ella‘ dijo Rosendo para presentar a una aclamada Luz Casal que protagonizó un espectacular dueto con Rosendo con el tema “Entre las cejas”. Pero esto no podía terminar sin ese auténtico clásico que es “Maneras de Vivir”, que también contó con la voz de Luz que no paró de bailar y disfrutar el bonito momento que se estaba viviendo. Poco antes de finalizar el tema Luz abandonó el escenario para dejar el protagonismo de la ovación a Rosendo y los suyos que fueron despedidos con una lluvia de aplausos.

 

Se termina de este modo un festival que ya es toda una referencia, ya no solo por su carácter benéfico, si no que por su particular forma de entender un festival musical en el que naturaleza y música se dan la mano en una experiencia inolvidable para disfrutar con la familia y amigos.

VER GALERÍA FOTOGRÁFICA: