Compartir
música en Lugo

El pasado sábado acudimos a la localidad lucense de Vilalba al FIV, el festival de música independiente que año tras año se supera llegando a convertirse en uno de los mejores festivales del género. Si ya la primera jornada del viernes estuvo compuesta por un gran cartel en el que destacaban Supersubmarina y Xoel López junto a Pablo Und Destruktion y Músculo!, la segunda jornada no fue para menos, ya que incluía a Agoraphobia, Miss Caffeina, Dorian e Izal.

Las chicas de Agoraphobia fueron las encargadas de abrir el festival hacia las 9 de la noche. Con su vitaminado punk rock encendieron el festival de la mejor manera posible, haciendo que poco a poco el público se fuera acercando al escenario. Las de Boiro festivales música en Galiciapresentaban su trabajo “Ready to play” con potentes temas como “Melvin” o “Moonstruck”, demostrando el porque son ya unas habituales en los festivales gallegos, dejando un gran sabor de boca a todo el público. Buenas canciones y actitud sobre las tablas son el principal valor de esta gran banda que viene pisando muy fuerte.

Los siguientes en hacer aparición sería los Miss Caffeina, uno de los grupos con más futuro en el indie nacional que traía su recién publicado álbum “Detroit”, un luminoso álbum en el que abrazan el pop con mágicos estribillos sin olvidar toda su esencia. Abrieron el concierto con “Venimos”, de su anterior trabajo “De polvo y flores”, continuando con el tema que titula su nuevo trabajo “Detroit”. Su música en directo gana en sonido rockero gracias a las guitarras de Segio y Álvaro que se mezclan con los sonidos más electrónicos del grupo. Tras continuar destripando su nuevo disco con “Desierto” y “Titanes” llegó una aclamada “Capitán”, su gran éxito del segundo álbum. Con la banda ya conciertos en Lugosuelta de los nervios iniciales Alberto bromeó que ahora tocarían lo más próximo al reggaeton que pueden, comenzando con sus temas con más componente electrónico como “El rescate”, “Ácido” y “Lobos”, todos de su nuevo trabajo que pusieron a bailar al público con sus pegadizos ritmos. Alberto tuvo el detalle de recordar que el mismo día se producía en Madrid una manifestación en contra de las últimas agresiones contra el colectivo de gays y lesbianas, recordando que ni el gobierno ni la iglesia acudió al acto, dedicando a estos últimos el tema “Oh! Sana”. Y para despedirse del festival optaron por su nuevo single, el pegadizo y de irresistible estribillo “Mira como vuelo”, interpretado con la ayuda del todo el público que coreó la canción hasta el final. Gran concierto de una banda que poco a poco va creciendo a pasos agigantados.

Había expectación por ver a la siguiente banda, y Dorian no defraudaron con su arsenal de auténticos himnos. Recién llegados de su gira por el otro lado del atlántico, los catalanes se presentaron de riguroso negro, con su cantante Marc enfundado en un chaquetón de cuero iniciaron el show con “Los amigos que perdí”, cantada a viva voz desde el primer instante por el público presente. Casi sin respiro continuaron con otro temazo “Verte amanecer” que ya hizo imposible bajar al público de este viaje a través de la música de Dorian. Con Belly dibujando melodías con su teclado continuaron con “Soda Stéreo” y una gran “El Temblor”. Recordaron sus inicios con una oscura versión de “Corta el aire” prosiguiendo con “Arrecife”, tema inédito que abre su último trabajo en el queeventos musicales en Lugo recopilan sus éxitos en formato más acústico. El trepidante ritmo de “Paraísos artificiales” llevó al público al éxtasis, para continuar con “Arde sobre mojado” antes de llegar a uno de los grandes momentos del festival con el himno generacional que es “A Cualquier otra parte” que produjo un efecto de subidón en todo el público que se dejó la voz coreando el mítico tema. Ya con la adrenalina por las nubes siguieron con “La mañana herida” para poner punto y final con una gran “La tormenta de arena” con un épico final electrónico convirtiendo el reciento en un auténtica fiesta.

Como colofón a este gran festival llegaba el turno de los cabeza de cartel Izal, sin duda uno de los grupos que forman ese imaginario podio del indie nacional junto a Vetusta Morla y Love Of Lesbian. Con un recinto abarrotado, el grupo de Mikel Izal tenía la difícil tarea de superar el vendaval de Dorian, pero desde los primeros acordes de “Copacabana”, tema con el que iniciaron el concierto demostraron que iban a por todas y sin duda lo consiguieron gracias a un impecable repertorio y una amplia legión de fans entregados a su banda favorita. Continuaron con “Asuntos delicados” y “Hambre”, antes de anunciar que esta noche tocarían canciones que hace tiempo que no tocan como fue el caso de una coreada “Jenna Fischer”. También echaron la vista atrás con temas de su primer trabajo “Magia y efectos especiales”, con los temas “Prueba y error” y “Extraño regalo” que hizo las delicias de los fans más antiguos del grupo. Un gran sonido, limpio y nítido, acompañaba al grupo que no paraba de disparar todos sus hits como “Despedida” y “Palos de ciego”. Mikel presentó el tema “Pequeña gran revolución” como un tema que compuso para su recién nacida sobrina, una emotiva declaración de amor hacia el pequeño nuevo miembro de su familia. Llegó otro de los temas rescatados para la ocasión, invitándonos a alejarnos de la gente “Tóxica”, prosiguiendo con “Tu continente” con Mikel cambiando la guitarra por el pequeño ukelele, para arrancarse luego con una gran “Agujeros de gusano” con su intenso final de esencia mariachi. Los primeros acordes de “Pánico práctico” produjeron un alboroto entre el público que coreó la canción hasta la extenuación, pero todavía quedaba más y el grupo, tras un pequeña pausa, retornó al escenario con “Que bien” y “La mujer de verde”. Y que mejor tema para poner fin a esta mágica noche que “El baile”, con explosión de confeti y el público entregado al fabuloso ritmo de la canción.

Tras los conciertos, el DJ Daniless se encargó de que la fiesta se alargase hasta altas horas de la madrugada con una gran sesión. Éxito total del festival con sold out en las dos jornadas que ya nos deja con los dientes largos esperando su próxima edición que seguro que no defraudará.