Compartir
conciertos sala Capitol Santiago de Compostela

El viernes pasado el ciclo SON Estrella Galicia, nos hizo un regalo inolvidable. Esa noche tuvimos la grandísima suerte de ver en la sala Capitol en su fin de gira de “Me mata si me necesitas” a Quique Gonzalez, uno de los cantautores mas importantes de nuestro país con una trayectoria a sus espaldas de más de 20 años. Su sensibilidad, pasión por la música y la vida. El saber adaptarse en el tiempo, manteniendo siempre esa esencia rock/folk tan estadounidense y tan suya a la vez. Es lo que le avala durante todos estos años, y lo que hace que se haya ganado a pulso todo el mimo y el cariño que depositamos en él todos sus fans.

https://www.facebook.com/galiciaenconcierto/photos/a.1943629799245661.1073741840.1519063148368997/1943630049245636/?type=3&theater


Y es que ya una hora antes de la apertura de puertas, la cola doblaba la esquina de la calle Santiaguesa, luchando contra el calor todos sus fanánaticos esperaban para situarse en el mejor sitio y así poder disfrutar del pedazo espéctaculo del que ya estamos acostumbrados a que nos dé en todos sus directos. Después de varias horas de espera, las luces se suavizaron para enfocar a esa escenografía que llevamos tanto tiempo disfrutando, como si de una novela negra se tratase, y durante todo el concierto Quique y los detectives nos la relatasen con cada letra, coro, acorde y armonía.

Todo empezó con su mata si me necesitas, disco con el que ya llevan girando dos años y que tantas alegrías nos ha dado. Jugando con canciones como “Sangre en el marcador”, “Orquídeas”, “No es lo que habíamos hablado” o “Charo”. En las cuales siempre participa la voz de Carolina de Juan cantante de Morgan, haciendo los coros, excepto en “Charo”, que nos ofrece ese toque feménino y esa potencia de voz a la vez tan segura y a la vez tan frágil que la caracteriza y tambien la versión que Nina nos regaló en un momento íntimo y precioso cantando ella sola la canción “De haberlo sabido” que tantas sensaciones y sentimientos suele removernos por dentro.


Si hay algo que definen los directos de Quique González es la versatilidad con la que juega durante todo el concierto, y es que desde que abre la boca y suena el primer acorde de guitarra, Quique nos hace abrocharnos los cinturones y disfrutar de una montaña rusa de sensaciones durante toda la noche. Pasando por preguntarnos “Dónde estará el dinero”, de tener que decírselo siempre o incluso de ser las tres de la mañana y estar viendo un partido de “Dallas – Memphis”. Sin demora nos lleva a la “Ciudad del viento”, “Su día libre”, “Y los conserjes de noche”, “Pequeño rock and roll”, “Salitre” o “Vidas cruzadas” que nos conducen a añorar esos años pasados, removiendo cada uno de esos recuerdos que solo ciertas canciones son capaces de rescatar.


Sería un delito no nombrar uno a uno a todos sus detectives porque si algo son, es talento puro y duro. Empezando por Eduardo Ortega virtuoso y versatil con su violín, mandolina, guitarra eléctrica o acústica, porque si tienes cuerdas es difícil que Edu no pueda fascinarnos, ex miembro de la banda de Enrique Urquijo, ya lleva muchos años al frente con Quique, y eso se nota, a pesar de todos los años que lleva es capaz de reinventarse y hacernos disfrutar más y más cada año. Jose María ”Pepo’‘ que siempre nos revela ese toque electríco con sus guitarras y que también lleva años con Quique, a parte de ser capaz de mostrarnos siempre en los directos su precisión y trabajo. David (Chuches) a los teclados tambíen integrante de Morgan. Carolina de Juan a los coros, Eduardo Olmedo a la batería y Alejandro Climent ”Boli” al bajo, también teclista en M- Clan, bajista también en Señor Mostaza y nuevamente bajista en alguna gira de Fito y los fitipaldis. El talento es desbordante en toda su banda y es algo que se siente desde el primer momento.


Por matizar algún momento en concreto me quedaría con Quique Gonzalez y Eduardo Ortega tocando a solas, esa canción que Quique Compuso para Enrique Urquijo ”Aunque tu no lo sepas” amigo querido de ambos, que lo recordaron y le rindieron un pequeño homenaje con lágrimas en los ojos. Quique González es personalidad, carácter, trabajo, rebeldía, corazón, actitud y amor. Por eso somos muchos los que no dejamos de seguirle la pista y apoyarle en todo lo que hace. Recomiendo a toda persona que lo escuche, lo lea, lo sienta y lo viva en directo. Es una experiencia única que nadie debería perderse.

Texto: Paula Somoza Candedo