Compartir
conciertos sala Malatesta

León Benavente, ese cuarteto formado en el año 2012 por Abraham Boba (voz y teclados), Luis Rodríguez (guitarra), Eduardo Baos (bajo) y César Verdú (batería) presentaba en la sala Malatesta de Santiago de Compostela su segundo álbum: “2”, dentro del ciclo ‘Escenarios Mahou’ organizado por la conocida marca cervecera.

Abraham saludaba con un “Boas Noites”, antes de empezar con el electro de “Tipo D”, uno de los temas más conocidos y a la vez característicos de su último trabajo, en una sala que no llegó a llenarse. Y el grupo continuó su repertorio con “California” y su vocación soñadora: ‘Llévame a vivir a Disneylandia, llévame a vivir a California’ cantaba Abraham ante un público que aún estaba comenzando a calentar motores. Pero no hay duda de que, el archiconocido “Ánimo, valiente”, de su primer trabajo, fue el que consiguió levantar al público de la Malatesta por primera vez, que coreó el estribillo con entusiasmo. El siguiente tema “La vida errando”, hizo que por fin la sala pudiera disfrutar de las habilidades de Abraham Boba con los teclados, y sirvió de preparación para uno de los mejores momentos de la noche. “Revolución” que terminaba con la entonación colectiva de sus últimas líneas: ‘Con rabia y con pasión. Revolución, Revolución, Revolución’.

Poco después, Boba, que llevó la voz cantante de la formación en todos los sentidos durante el concierto, transmitía su ilusión por tocar en ‘una de nuestras ciudades predilectas de la península’, a la que, como el mismo reconocía ‘hacía tiempo que no veníamos’. Y para demostrar su alegría, nada mejor que los acordes de Gloria: ‘ahora soy feliz, siento una extraña euforia, ahora soy feliz, esto si que es la gloria’ entonaba Abraham mientras bajaba del escenario para bailar con su público. “Habitación 615”, otro de los éxitos del nuevo álbum, con un fuerte componente autobiográfico sirvió para que los León Benavente se despidieran del escenario. Aunque tan sólo durante unos minutos.

Y el regreso tras los silbidos para que el grupo dedicara algún bis no pudo ser más simbólico: tocando la canción votada por el público de Escenarios Mahou para que interpretaran durante esa noche: “Han caído los dos” de Radio Futura, que León Benavente consiguió hacer suya con su característico toque ochentero. Daniel Calamar (guitarrista) y Martín Muño (teclados), que habían participado en el concierto como staff hasta ese momento, se incorporaron al cuarteto en la Malatesta para rendir tributo a Santiago Auserón, Henrique Sierra y compañía. La recta final concluyó con el agradecimiento del grupo, los acordes de “Aún no ha salido el sol” y “Maestros Antiguos” y de nuevo Abraham bailando con el público como despedida.

Una noche en la que buenos intérpretes y ganas de escuchar música en directo, con el punto de curiosidad e irreverencia de León Benavente se juntaron. Y pese a que quizá faltaron fans, un poco de asistencia y más diálogo con el público, los León Benavente cumplieron con nota en la que ellos mismos reconocían como “mítica” sala Malatesta.

Texto y fotografía: María Losada Miguéns