Compartir
Crónica Festival Vilalba

El festival FIV que se celebra en la localidad lucense de Vilalba celebraba este año su décimo aniversario con un cartel de lujo. Han sido 10 años de un intenso y duro trabajo hasta conseguir situarse como uno de los festivales de referencia a nivel gallego y nacional, por donde han pasado los mejores grupos de la escena indie. Con todas la entradas vendidas este año pasarían por la carpa de la plaza grandes grupos como Love O Lesbian, Sidonie o Iván Ferreiro.

Viernes 28 abril:

La primera jornada del festival fue inaugurada por los vigueses Villanueva que, liderados por Josete, presentaban su nuevo disco “Zoo para dos”, un álbum lleno de luminoso pop que comenzó a atraer al escenario a los ‘fivers’ que comenzaban a llegar a la carpa. Comenzando el concierto con energía fueron cayendo los temazos de su nuevo disco como “El día del equilibrista”, “Ella” o “El día que tú no estabas” junto con temas de su anterior disco como la genial “Bombas nucleares” con una actuación que enamoraró a todo el público con su entrega.

Tras este gran inicio de festival, los siguientes en hacer aparición son ya unos habituales del FIV, Varry Brava que en concreto era su tercera participación, y como siempre convirtieron en una autentica fiesta con sus ritmos de pop descarado y bailable. Comenzaron con “Fiesta” y “Sonia y Selena” de su nuevo disco “Safari Emocional”, del que tocaron varios temas como “Vietnam” intercalados con sus canciones de anteriores disco como “Oh, Oui Oui” en los que Óscar Ferrer no paraba de bailar con los electrónicos ritmos del grupo.

La carpa del festival presentaba un lleno absoluto para presenciar la actuación de unos esperaradísimos Love Of Lesbian. Hace ya 7 años de su anterior actuación en el FIV cuando todavía eran una banda de culto y ahora regresan convertidos en un grupo que ya traspasa las fronteras del indie. De hecho este año finalizarán su gira con un concierto en el Palacio De Los Deportes de Madrid y un doblete en el Palau Sant Jordi de su Barcelona natal. Recibidos con una atronadora ovación, Santi Balmés y los suyos hicieron aparición con el tema “Cuando no me ves” de su último disco “El poeta Halley”, al igual que el siguiente tema “Océanos de sed”. Un sonido nítido y un elegante juego de luces ayudaban a la épica controlada del grupo en temas como “Bajo el volcán” o una coreada “Allí donde solíamos gritar” de su disco “1999”.

Santi Balmés tuvo el bonito gesto de dedicar a los compañeros de Supersubmarina el tema “Los seres únicos”, antes de viajar en el tiempo a “1999” y continuar con “Belice” y “I.M.T.” con un Santi ya sin camiseta. Todo el mundo se unió al “Club de fans de John Boy”, siguiendo la fiesta con “Me amo” con Santi portando unas alas de mariposa a su espalda. Una gran “Los toros en la Wii- Fantástico” contó con fragmentos de “Bandido” y “Lobo hombre en París”. Con “Incendios de nieve” anunciaban el final del concierto que llegó con “Planeador”, cerrando un concierto que pone de manifiesto la enorme calidad de una de las mejores bandas de la escena nacional.

Y para cerrar la primera jornada les tocaba el turno a los franceses Rinôcérôse que con su potente mezcla de rock y electrónica hicieron olvidar al público el cansancio acumulado. Salieron dispuestos a darlo todo con sus líderes Jean-Philippe Freu a la guitarra de riguroso blanco y la bajista Patrice Carrié enfundada en un mono de cuero negro, arrancando con “Medecine” de su recién estrenado disco “Angels and Demons”. Y así continúo el incansable show en el que el rock y el dance convivían en auténticos temazos como ‘Bloodspot’ o “Le mobilier”.

Tras esta potente y bailable actuación le llego el turno a We Are Not DJS para que el subidón que produjo Rinocerose no bajara entre los asistentes.

Sábado 29 abril:

Los encargados de abrir la segunda jornada fueron los madrileños Sexy Zebras que salieron al escenario sin camisetas desafiando al frío que hacía en la localidad. Pero pronto hicieron entrar en calor al público con su sucio, macarra y peligroso rock con reminiscencias punk, en el que descargaron sin piedad los temas de sus discos “Vamos a la selva” y su último trabajo hasta la fecha “Somos los putos sexy zebras” presentando algún tema de su próximo álbum como “Sexo y marihuana” con el que finalizaron su potente actuación.

Ya con una gran entrada bajo la carpa, los murcianos Second hacían aparición bajo los acordes de “Nueva sensación”, continuando con “Primera vez” de su último disco “Viaje iniciatico”, y llevándonos a u futuro “2502”. Con un magnético Sean Frutos con su profunda y épica voz que seguía desgranando auténticos temazos como “Psicopático”, “Nivel inexperto” o “Rodamos”. Después de agradecer al FIV por contar con su presencia finalizaron su actuación con “Rincón exquisito”, tema convertido en todo un himno para el grupo y que fue cantado por todo el público con entusiasmo.

Tocaba ahora el turno de Iván Ferreiro. Siempre es un placer disfrutar del directo del vigués y en esta ocasión no fue menos. La intensidad y emoción que pone Iván en sus directos hace que atrape al espectador sin remisión desde los primeros inicios del concierto, con un Iván sentado al piano con “Me toca tirar”. Para “Vuelvo a casa” se incorporó del piano para poner su típica pose con la mano en la cadera y comenzar a bailar al ritmo del tema. Prosiguió con “Pájaro azul”, una emocionante “El equilibrio es imposible”, “Tupolev” y “El pensamiento circular” de su nuevo disco “Casa”.

Introduciendo al piano el himno “Años 80” con todo el público cantando el inicio del tema explosionando en una auténtico karaoke de recuerdos y nostalgia. Continúa con “Dis irae” y, tras presentar a toda la banda, entre los que se encuentran su hermano Amaro y el conocido productor y bajista Ricky Falkner, interpreta “Los restos del amor”. La bailable “Como conocí a vuestra madre” dio paso al último tema de la noche, una aclamada “Turnedo” que puso punto y final a una actuación de auténtico lujo.

La clausura del festival corría cargo de los catalanes Sidonie, que demostraron no ser El Peor grupo del mundo como reza su nuevo disco. El trío formado por Marc, Axel y Jesús, acompañados de Víctor a la guitarra y Edu a loss teclados comenzaron declarandonos su amor con “Os queremos”, de su nuevo disco, y haciéndonos bailar con su “Baile de viernes” y “Costa azul”, con un inicio de concierto intenso y alegre. Continuo la descarga de hits con “Sierra y Canadá”, “Siglo XX “, “Soy la crema” o ese canto de amor dedicado a todos los asistentes “Por ti”. En este año 2017 Marc comenta que se cumplen 50 años de la publicación de grandes discos de The Beatles, Pink Floyd y muchos más, a todos ellos dedica “Fundido en negro”. Durante el tema “No se dibujar un perro” contó con la ayuda de un miembro del equipo que, con grandes cartulinas, iba pasando la letra del tema para que el público la cantara. Tras la lisérgica “El bosque” cantaron ese himno pop que es “Carreteras infinitas”, con mención especial a sus compañeros Supersubmarina. Tras retirarse del escenario, regresan con Marc subido entre hombros por en medio del público cantando “Un día de mierda”, para volver al escenario para continuar con “El incendio” y la despedida con “Estáis aquí” que puso final a una divertida y enérgica actuación, que el propio Ivan Ferreiro, Ricky y compañia siguieron desde uno de los laterales del escenario.

Como colofón de la noche David Van Bylen Dj se encargó de dar ritmo con una gran sesión. Y así se llegó al final de un grandioso décimo aniversario de un FIV de Vilalba convertido ya en toda una referencia festivalera.

GALERÍA FOTOGRÁFICA:

Crónica del FIV de Vilalba 2017
4 (80%) 2 votes