Compartir
Concierto Loquillo en Coruña

Loquillo nunca defrauda, pasan los años y lo veas las veces q lo veas siempre te atrapa con su rock n’ roll actitud. En esta ocasión una abarrotada sala Pelicano de A Coruña era el lugar elegido para una descarga de auténtico rock. Con el cartel de ‘sold out’ colgado desde hacía varios días hacían aparición en el escenario los músicos ante el aplauso del público, que aumentó de intensidad cuando hizo aparición la imponente figura del rockero catalán.

 

Con “Salud y rock and roll”, tema que titula su último disco, dieron comienzo el concierto, siguiendo con la también nueva “A Tono Bravo”, compuesta por su buen amigo Carlos Segarra. “El mundo necesita hombres objeto”, “Territorios libres” y “Planeta rock” fueron los siguientes temas en sonar con un potencia digna de una banda, que no hay quien le haga sombra en la actualidad en el panorama nacional. Si ya eran grandes anteriormente, ahora con la incorporación del mejor guitarrista de rockabilly del país, Mario Cobo, el grupo gana en sonoridades. Junto a Mario, Josu García y el pasional Igor Paskual a las guitarras, el potente bajo de Alfonso Alcalá, la elegancia a la batería de Laurent Castagnet y Lucas Albaladejo a los teclados forman un equipo único y especial para el Loco.

 

Otro tema nuevo es el siguiente en sonar, “El mundo que conocimos”, con su reivindicativo e intenso estribillo, mientras que “Sol” sirvió de puente para llegar a ese homenaje a Johnny Cash con “El hombre de negro”, lleno de sonoridades country gracias a la guitarra de Mario. En el siguiente tema se acordó de su ídolo y amigo Johnny Halliday (recientemente hospitalizado por un cáncer) a quien dedicó “Cruzando el paraíso”, tema con el que hizo un dueto con el propio Hallyday en su disco “Balmoral”. Los primeros compases del clásico “El rompeolas” hicieron enloquecer al público, con Loquillo cigarro en mano, cantando el tema con la actitud chulesca que merece la canción. Igor Paskual se puso al cuello su boa roja para arrancar con una salvaje “Carne para linda”, con el Loco bajando del escenario para cantar la canción ante las primeras filas de su apasionado público.

 

Antes de volver a subirse al escenario, recordó sobre el siguiente tema que ‘pese a las críticas, es un tema en contra de la violencia hacia las mujeres‘, refiriéndose al clásico “La mataré”, introducida por un espectacular Alcalá al bajo. El concierto ya estaba totalmente introducido en esa espiral de canciones convertidas en auténticos himnos como “El ritmo del garage”. ‘Esto es un regalo‘ dijo Loquillo para sorprender con una gran versión del “Rey del Glam” de Alaska y Dinarama, tras la cual se retiran del escenario. Pronto regresan con esa declaración de principios que es “Rock N’ Roll actitud”, seguida de “En el final de los días”, tema compuesto por Leiva para el último disco del Loco.

 

Llega la locura con el ritmo de “Quiero un camión” con Lucas abandonando los teclados para coger su acordeón y Mario Cobo y Alcalá protagonizando un auténtico duelo rítmico. Dejando el acelerador pisado siguieron con “Esto no es Hawai” con Cobo deleitándonos con sus ritmos rockabilly y country a la guitarra. La rockera “Besos robados” dio paso a una celebrada “Feo, fuerte y formal”.

 

En este momento Loquillo presenta a su meritoria banda, diciendo al final ‘desde Barcelona ciudad…es simple, sumamos no restamos!‘ para pasar a tocar “Rock n’ roll Star” y el homenaje a Pepe Risi y sus Burning con “Qué hace una chica como tú en un sitio como este”. Y para el final, no podía faltar ese “Cadillac solitario” que tantas rubias paseó en el asiento de atrás, con ese clásico y desgarrador grito del Loco de ‘Nenaaaaaa!!!!‘.

 

Fueron algo más de dos horas de intenso y musculoso rock como solo el Loco y su banda saben hacer, demostrando una vez más quien es el auténtico Rock n’ roll Star en España.

VER GALERÍA FOTOGRÁFICA: