Compartir
Mejores conciertos en A Coruña

El denominado ‘Rey de la Salsa‘ acudía por primera vez a la ciudad de A Coruña para demostrar que sigue siendo el rey, y con creces lo demostró. Marc Anthony creó una gran expectación en la ciudad con su concierto, agotando las localidades en tan solo unos días a unos precios nada populares. A pesar de que la salsa no es un género mayoritario en Galicia, la música de Marc traspasa fronteras musicales llegando a todo tipo de gentes.

Mientras el Coliseum de A Coruña se iba abarrotando de gente un Dj amenizaba la espera pinchando los últimos éxitos latinos y animaba al público, un público de todas las edades, con mayoría del sector femenino. Y con varios minutos de retraso, la entrada de los músicos al escenario llenó de aplausos y gritos el Coliseum, gritos que se volvieron ensordecedores cuando apareció la figura del cantante de origen puertorriqueño Marc Anthony entonando los versos de su éxito “Valió la pena”, desatando la locura entre el público que no paraba de cantar y bailar al ritmo de la música. Siguiendo con “¿Y hubo alguien?” y “Señora”, finalizado con un virtuoso solo de guitarra eléctrica por parte del músico de la banda. Una banda solvente y muy numerosa, formada por 15 componentes entre teclados, sección de viento, bajo, guitarras, coros y percusiones, que demostraron su categoría con una gran interpretación de los temas.

En este momento presentó una de sus canciones favoritas “Flor pálida”, que fue acompañada por el público a la voz, incluso hubo petición de matrimonio en la grada con una gran pancarta desplegada, preguntando Marc a la afortunada si aceptaba la proposición. “Contra la corriente” volvió a traer el ritmo de salsa con un alarde de técnica por parte del batería, animándose también el propio Marc Anthony, que se quitó la americana, para sentarse en otra de las baterías para acompañar el ritmo. Quizá este hecho, de alargar algunas canciones y los silencios entre tema y tema enfriaban un poco el ambiente, pero hacia mitad del concierto el show fue ganando en dinamismo y pasión. Y culpa de eso fue el medley que ofreció con “Abrázame muy fuerte”, “Ahora quíén” y la versión del clásico de Perales “¿Y quién es él?” demostrando lo bien que se maneja en la canción romántica con su intensa voz. El concierto prosiguió con temas como “Vivir lo nuestro”, “Nadie como ella”, “Te conozco bien” y aquello ya no había quién lo parara, gente bailando, cantando, incluso Marc arengó a los pocos que en la grada todavía se encontraban sentados ‘eso de estar sentado aquí no sirve, esto es un concierto de salsa‘. Y con el clásico de Héctor Lavoe “Mi gente” se retiró del escenario.

Pero todavía no llegó el final y volvió a escena con una sentida “Tu amor me hace bien” tras la cuál sacó a su hijo al escenario fundiéndose los dos en un abrazo ante los aplausos del público. Cuando su hijo abandonó el escenario, un exhausto Marc Anthony rompió a llorar de emoción ovacionado por toda la grada. Pero consiguió reponerse para interpretar ese canto al optimismo y la alegría que es “Vivir mi vida”. Finalizando la canción, y tras exclamar ‘que Dios lo bendiga‘, Marc Anthony se bajó del escenario y se abrazó a un niño con síndrome de Down que seguía el concierto desde primera fila. Un hermoso gesto que hace todavía más grande al cantante. Y de esta manera finalizó el concierto que, parafraseando el primer tema, valió la pena vivir esta auténtica fiesta llena de ritmo y pasión de uno de los más grandes artistas de la música latina.

Era su primera vez en A Coruña y prometió volver, y visto lo visto esta noche seguro que cumplirá su promesa.