Compartir
conciertos Leiva en Coruña

Leiva y su Leiband regresaban a Galicia con la segunda parte de la gira de presentación de su último disco “Monstruos”. Cientos de jóvenes se agolpaban ante el escenario de la sala pelícano de A coruña esperando la llegada de su aclamado ídolo, y minutos después de las diez y media veían su sueño cumplido al ver entrar a Leiva y su banda con los acordes de “El último incendio”, enloqueciendo a sus groupies más fervientes y poniendo a todo el público a saltar. Prosiguiendo con “La lluvia en los zapatos” y “Animales”, el primer tema de la noche de su anterior grupo Pereza, el cual sirvió para calentar aún más el ambiente de una sala entregada. Tras “Guerra mundial”, Leiva saluda a su público y les agradece sinceramente el esfuerzo por comprar una entrada en estos tiempos duros. Una coreada “Palomas” da paso a un tema que no figura en ninguno de sus disco y que grabó con dos grandes del rock nacional, Fito y Carlos Tarque. Se trata de la vacilona “Sixteen”, según Leiva un homenaje a Chuck Berry (fallecido al día siguiente del concierto) que cantó a dúo con su hermano y guitarrista del grupo Juancho. El concierto continúa con “Eme” de su primer disco en solitario y “Breaking bad”, presentada por Leiva como el germen del que nació su disco “Monstruos”.

Está claro que Leiva esta viviendo un gran momento artístico. Si anteriormente ya colaboró para otros artistas como Loquillo, ahora fue el mismísimo Joaquín Sabina, uno de sus ídolos de juventud, el que requirió de sus servicios para producir y musicar la mayoría de temas de su nuevo disco “Lo niego todo”. Y leiva supo dejar su huella con maestría en cada surco del disco del de Úbeda. En “Miedo” la sección de viento formada por Gato Charro y Tuli cobran protagonismo con sus divertidas coreografías. Siguen cayendo temas como “Ciencia Ficción” y “Superhermanas” de Pereza, además de interpretar un tema que hacia tiempo que no tocaban, “Afuera en la ciudad”. En este momento del concierto Leiva se queda a solas en el escenario para presentar su nuevo tesoro, una pequeña guitarra acústica de los años 50 que adquirió recientemente en una visita a Nueva York. Con ella interpretó una íntima “Vis a vis”, tristemente empañada por el impertinente murmullo de cierto sector del público que no sabe respetar al artista ni a la gente que quiere disfrutar del concierto.

Ya con la Leiband al completo sobre el escenario continúan con “Monstruos”, “Electricidad” con Leiva dejándose la piel en el intenso estribillo y “Como lo tienes tú”. Después de “Tu medicina”, en la que incluyen un fragmento de “Estrella polar”, llegó el hit “Terriblemente cruel” convirtiendo la sala en una auténtica fiesta. Para despedirse eligieron la vitaminada “Mirada perdida” en la que el buen rollo y camaradería entre los miembros del grupo quedó patente formando todos ellos un corro sobre el escenario. Al poco tiempo regresan de nuevo al escenario y un riff de esencia western anuncia la llegada de “Sincericidio”, con todo el público coreando el estribillo. Para terminar Leiva pide al público algo ya habitual en el último tema de sus conciertos, que se olviden por unos minutos de sus móviles y disfruten del concierto en tiempo real. Y así se arrancan con ese tema ya convertido en himno que es “Lady Madrid” con todo el grupo disfrutando del momento. Y de este modo, con toda la banda entre abrazos y bailando al ritmo de Rod Stewart, se llega al final de una noche en la que Leiva dejó bien claro que es uno de los grandes del panorama nacional.

 

DSC_1046

DSC_10561

DSC_1076113

DSC_1038

DSC_1013

DSC_1023

DSC_1103

DSC_1081