Compartir
Mejores conciertos en Ferrol

Un violinista de formación clásica con alma y actitud de rockero, así se podría definir al músico libanés, y de ascendencia armenia, Ara Malikian, que la pasada noche llenó al Auditorio de Ferrol con un espectacular concierto. Ara Malikian, cansado de lo cerrado y cuadriculado que es el mundo de la música clásica, decidió abandonar su puesto de violinista en el foso del Teatro real de Madrid para volar en libertad y comenzar una carrera en la que, partiendo de la música clásica, se sumerge y entremezcla con otros géneros como la canción popular e incluso el rock. A un concierto de Malikian no se va pensando en escuchar un concierto tranquilo de música clásica, se va preparado para disfrutar de un espectáculo único, alegre y a la vez emocionante en el que el violín del músico dibuja paisajes de todo tipo.

A pesar de que ya ofreció un concierto en la ciudad el pasado mes de agosto, el Auditorio de Ferrol colgó hace semanas el cartel de no hay entradas, quedando de manifiesto el poder de convocatoria del músico. Y se presentó Malikian con sus seis músicos ante un Auditorio expectante, con la melodía de “Dzovarev”, tocando los instrumentos con la técnica del pizzicato portando los violines a modo de guitarras y apareciendo entre la penumbra la figura de Ara Malikian con su reconocible look, para comenzar a deleitarnos con su virtuosismo al violín.

Tras este primer tema nos anunció un viaje por las diversas culturas del mundo, comenzando en su país Libia, “vamos ahora con una del ‘rollo morito’ como se suele decir por aquí” bromeó para presentar el tema “Backgammon”. Entre tema y tema Malikian nos obsequiaba con bromas y diversas anécdotas con las que presentaba los temas, como la que le sucedió cuando llegó a Alemania y, por no entender el idioma, se vio inmerso en tocar en bodas judías como si fuera un músico judío. O cuando en Inglaterra comenzó a tocar en el grupo del cantante Boy George, y en un festival llegó tarde a la actuación de su “jefe” por quedarse a ver a un joven grupo que comenzaba a despuntar por aquel entonces. Ese grupo era Radiohead y, demostrando la pasión que siente por el grupo, realizó una magistral versión del tema “Paranoid android” que arrancó una enorme ovación del público. Un público de todo tipo y edades, desde gente de más edad, seguidores de la música clásica, hasta jóvenes e incluso menores acompañados de sus padres, atraídos por la particular mezcla de estilos del músico libanés. Todos son bienvenidos en este espectáculo y todos lo disfrutaron por igual.

Nos presentó un nuevo tema todavía sin nombre, improvisando como título “Rapsodia ferrolana Nº3”, nos enterneció con su canción dedicada a su pequeño hijo “Vals de Kairo”, para dar paso luego a una impresionante “El Verano” de Vivaldi antes de volver a subir la emoción con una sublime “Agua y vino” de Gismonti . Destacar también la labor de los músicos de la banda que lo acompañan en el escenario al violín, viola, violonchelo, contrabajo, percusión y batería.

Continuó con los clásicos, pero esta vez clásicos del rock, con una magistral y potente versión del “Kashmir” de Led Zeppelin. Después de homenajear al maestro Paco de Lucía con “Zyriab” realizando un espectacular duelo de violines con su compañero de banda, presentó el tema “1915” dedicado al genocidio que sufrió el pueblo armenio en ese mismo año, recordando que en la actualidad se está cometiendo otro genocidio con el pueblo sirio, a lo que el público respondió con un sonoro aplauso.

En el último tema Ara abandonó a la carrera el escenario, quedando solo los músicos demostrando sus habilidades y divirtiendo al público con fragmentos de la “Lambada”, “La Cucaracha”, “Smoke on the water” e incluso una muiñeira, incorporándose de nuevo Malikian para finalizar el tema.

Como punto y final a dos horas y media de concierto, sonó una de las piezas más hermosas de la música clásica, el “Aria” de Bach, poniendo la emoción a flor de piel en cada uno de los allí presentes y con un Ara Malikian interpretando el tema con una delicadeza extrema haciendo llorar a su violín.

Un gran concierto, alegre y divertido a la vez que emocionante e intenso, demostrando que la verdadera música no entiende de etiquetas y que no hay que ser un gran entendido de la música clásica para disfrutar en un concierto de este gran genio que es Ara Malikian.